Carlos de Vicente Desarrollo Negocio Perú

La firma digital, impulsora del gobierno electrónico en el Perú

El Perú es uno de los países de la Región Latinoamericana que con más fuerza está apostando por el desarrollo de un sólido sistema de Gobierno Electrónico y en consecuencia, por la consolidación de su sociedad digital.
Muchos son los elementos que contribuyen al desarrollo del e-government. Pero, posiblemente, la firma digital constituye el elemento más crítico para el desarrollo de este Gobierno Electrónico. La sociedad avanza y, por ende, sus sistemas de gestión. Ese avance sólo se justifica por las ventajas que la propia sociedad va encontrando en la incorporación de nuevas tecnologías a su quehacer diario. Iniciativas como el gobierno electrónico nos aportan numerosas ventajas respecto al modelo de gobierno tradicional, tales como: realización de gestiones las 24 horas del día, agilidad en las mismas con el consecuente ahorro de tiempo, reducción de archivos y búsquedas, estrictas TUPAS, etc.
¿Y cómo nos ayuda la firma digital en estas gestiones del gobierno electrónico?
Permitiéndonos la autenticación como persona física o jurídica, a la vez que garantizar la integridad (no alteración) de los documentos firmados, y la imposibilidad del repudio de la firma realizada. Y es que, además, no podemos olvidar que las Leyes peruanas otorgan a la firma digital el mismo valor probatorio y jurídico que la firma manuscrita. Habría que considerar que, en la práctica, la certeza es mayor; puesto que, mientras que la comprobación de una firma manuscrita requiere un análisis pericial (con ciertas dosis de subjetivismos), la comprobación matemática de una firma digital es totalmente objetiva y está sujeta a estándares internacionales. Para ello, es imprescindible que la firma digital esté basada en un certificado digital, emitido por una Autoridad Certificadora, responsable de seguir y hacer públicas las políticas y prácticas que emplea para emitir y entregar un certificado (DPCs).
La pieza que, tras su próxima implantación, será fundamental en este desarrollo del gobierno electrónico, es el DNI Digital en Perú, emitido por el RENIEC y cuya estructura se sustenta en un certificado digital, a través del cual los ciudadanos podrán identificarse ante el Estado de forma plenamente segura, incluso de manera remota.
En Perú, se van empezando a aclarar ciertas dudas sobre quién debiera emitir los Certificados de Personas Jurídicas (empresas); motivo por el cual, urge que la Administración habilite los servicios imprescindibles para su utilización por los rubros que operan en Perú. Además de RENIEC, la Autoridad Nacional Certificadora por excelencia en el país, los colectivos profesionales (notarios, jueces, médicos…) empresas privadas, entidades financieras e instituciones públicas pueden actuar como autoridades de certificación y en consecuencia, dar fe de privilegios, atributos o roles complementarios a la Identidad Ciudadana mediante la certificación digital que acredite el posible ejercicio de esos privilegios. Y para conocer más acerca de este proceso es fundamental plantearnos la siguiente pregunta
¿En qué consiste este certificado digital?
En la relación entre 2 claves asimétricas: una clave pública (se exhibe ante la Autoridad Certificadora al solicitar la certificación) y otra clave privada (con la que realmente se firma y sobre la que, según las Leyes, se debe garantizar la exclusividad de uso). En el certificado digital, además de la clave pública firmada por el Certificador, disponemos de una amplia información: quién es la autoridad, vigencia del certificado, usos permitidos, qué se certifica, dónde se publican las revocaciones, etc. Para estar acorde a la legalidad y llevar a cabo este proceso con todas las garantías, es imprescindible que estas Autoridades de Certificación publiquen sus Listas de Certificados Revocados (CRLs) en una URL o Base de Datos de acceso público.
Asimismo, las Autoridades de Validación (VAs) firmarán un “token” dando prueba fehaciente del estado de un Certificado en momento dado. En definitiva, esta firma digital realiza 3 procesos clave: • Verifica la autenticidad y no alteración del documento firmado. • Valida el certificado en el momento de efectuar dicha firma. • Otorga la confianza imprescindible en el certificador. Y aun así, podemos dar un paso más allá: el sello de tiempo, que es un sistema muy usado por los organismos públicos con el objetivo de hacer más robusto su modelo de gobierno electrónico (por ejemplo en las gestiones de los ciudadanos con la Hacienda Pública, representa la evidencia de que las gestiones son válidas y que se han realizado dentro de los plazos estipulados).
Otra pieza muy importante dentro del engranaje del gobierno electrónico es el desarrollo de la Factura Electrónica, cuyo empleo es ya una realidad en las gestiones de las empresas con la SUNAT. Cabe destacar, que ya están reglamentados los plazos que obligan a las grandes empresas y se prevé un medio plazo para las MYPES.
Tampoco debe olvidarnos de la Digitalización Certificada, o Firma de Microformas, donde la firma de imágenes de documentos en papel permitirá la eliminación de éste; con la consiguiente reducción de los costes de archivo, una mayor rapidez en las búsquedas, y una accesibilidad compartida a la información. La integración de escáneres industriales de alto rendimiento con servidores de firma digital facilita este servicio.
En definitiva, todos estos avances de la tecnología aplicados al desarrollo de la gestión electrónica del gobierno suponen una magnífica oportunidad para los Organismos Públicos, los que, entre otras ventajas, podrán: modernizar su gestión, agilizar los trámites, ahorrar archivos en papel, reducir errores y mecanizar sus procesos. Lo que, a su vez, es una ventaja tanto para estas entidades como para los ciudadanos, así como para el avance y consolidación de la sociedad digital en el Perú.

Fdo. Carlos de Vicente.

Director Desarrollo de Negocio REALSEC Perú.

Fuente:América Sistemas

Sin comentarios

Envia un comentario

Comment
Nombre
Email
Sitio Web

Carlos de Vicente Desarrollo Negocio Perú

La firma digital, impulsora del gobierno electrónico en el Perú

El Perú es uno de los países de la Región Latinoamericana que con más fuerza está apostando por el desarrollo de un sólido sistema de Gobierno Electrónico y en consecuencia, por la consolidación de su sociedad digital.
Muchos son los elementos que contribuyen al desarrollo del e-government. Pero, posiblemente, la firma digital constituye el elemento más crítico para el desarrollo de este Gobierno Electrónico. La sociedad avanza y, por ende, sus sistemas de gestión. Ese avance sólo se justifica por las ventajas que la propia sociedad va encontrando en la incorporación de nuevas tecnologías a su quehacer diario. Iniciativas como el gobierno electrónico nos aportan numerosas ventajas respecto al modelo de gobierno tradicional, tales como: realización de gestiones las 24 horas del día, agilidad en las mismas con el consecuente ahorro de tiempo, reducción de archivos y búsquedas, estrictas TUPAS, etc.
¿Y cómo nos ayuda la firma digital en estas gestiones del gobierno electrónico?
Permitiéndonos la autenticación como persona física o jurídica, a la vez que garantizar la integridad (no alteración) de los documentos firmados, y la imposibilidad del repudio de la firma realizada. Y es que, además, no podemos olvidar que las Leyes peruanas otorgan a la firma digital el mismo valor probatorio y jurídico que la firma manuscrita. Habría que considerar que, en la práctica, la certeza es mayor; puesto que, mientras que la comprobación de una firma manuscrita requiere un análisis pericial (con ciertas dosis de subjetivismos), la comprobación matemática de una firma digital es totalmente objetiva y está sujeta a estándares internacionales. Para ello, es imprescindible que la firma digital esté basada en un certificado digital, emitido por una Autoridad Certificadora, responsable de seguir y hacer públicas las políticas y prácticas que emplea para emitir y entregar un certificado (DPCs).
La pieza que, tras su próxima implantación, será fundamental en este desarrollo del gobierno electrónico, es el DNI Digital en Perú, emitido por el RENIEC y cuya estructura se sustenta en un certificado digital, a través del cual los ciudadanos podrán identificarse ante el Estado de forma plenamente segura, incluso de manera remota.
En Perú, se van empezando a aclarar ciertas dudas sobre quién debiera emitir los Certificados de Personas Jurídicas (empresas); motivo por el cual, urge que la Administración habilite los servicios imprescindibles para su utilización por los rubros que operan en Perú. Además de RENIEC, la Autoridad Nacional Certificadora por excelencia en el país, los colectivos profesionales (notarios, jueces, médicos…) empresas privadas, entidades financieras e instituciones públicas pueden actuar como autoridades de certificación y en consecuencia, dar fe de privilegios, atributos o roles complementarios a la Identidad Ciudadana mediante la certificación digital que acredite el posible ejercicio de esos privilegios. Y para conocer más acerca de este proceso es fundamental plantearnos la siguiente pregunta
¿En qué consiste este certificado digital?
En la relación entre 2 claves asimétricas: una clave pública (se exhibe ante la Autoridad Certificadora al solicitar la certificación) y otra clave privada (con la que realmente se firma y sobre la que, según las Leyes, se debe garantizar la exclusividad de uso). En el certificado digital, además de la clave pública firmada por el Certificador, disponemos de una amplia información: quién es la autoridad, vigencia del certificado, usos permitidos, qué se certifica, dónde se publican las revocaciones, etc. Para estar acorde a la legalidad y llevar a cabo este proceso con todas las garantías, es imprescindible que estas Autoridades de Certificación publiquen sus Listas de Certificados Revocados (CRLs) en una URL o Base de Datos de acceso público.
Asimismo, las Autoridades de Validación (VAs) firmarán un “token” dando prueba fehaciente del estado de un Certificado en momento dado. En definitiva, esta firma digital realiza 3 procesos clave: • Verifica la autenticidad y no alteración del documento firmado. • Valida el certificado en el momento de efectuar dicha firma. • Otorga la confianza imprescindible en el certificador. Y aun así, podemos dar un paso más allá: el sello de tiempo, que es un sistema muy usado por los organismos públicos con el objetivo de hacer más robusto su modelo de gobierno electrónico (por ejemplo en las gestiones de los ciudadanos con la Hacienda Pública, representa la evidencia de que las gestiones son válidas y que se han realizado dentro de los plazos estipulados).
Otra pieza muy importante dentro del engranaje del gobierno electrónico es el desarrollo de la Factura Electrónica, cuyo empleo es ya una realidad en las gestiones de las empresas con la SUNAT. Cabe destacar, que ya están reglamentados los plazos que obligan a las grandes empresas y se prevé un medio plazo para las MYPES.
Tampoco debe olvidarnos de la Digitalización Certificada, o Firma de Microformas, donde la firma de imágenes de documentos en papel permitirá la eliminación de éste; con la consiguiente reducción de los costes de archivo, una mayor rapidez en las búsquedas, y una accesibilidad compartida a la información. La integración de escáneres industriales de alto rendimiento con servidores de firma digital facilita este servicio.
En definitiva, todos estos avances de la tecnología aplicados al desarrollo de la gestión electrónica del gobierno suponen una magnífica oportunidad para los Organismos Públicos, los que, entre otras ventajas, podrán: modernizar su gestión, agilizar los trámites, ahorrar archivos en papel, reducir errores y mecanizar sus procesos. Lo que, a su vez, es una ventaja tanto para estas entidades como para los ciudadanos, así como para el avance y consolidación de la sociedad digital en el Perú.

Fdo. Carlos de Vicente.

Director Desarrollo de Negocio REALSEC Perú.

Fuente:América Sistemas

Sin comentarios

Envia un comentario

Comment
Nombre
Email
Sitio Web