Que no te roben tu identidad en Internet

Actualmente son innumerables las ventajas y facilidades que nos proporciona ser usuarios de Internet: podemos hacer la compra sentados frente a nuestro ordenador, realizar una transferencia sin necesidad de tener que personarnos en el banco, llevar a cabo gestiones con la Administración Pública, etc. Todo ello con el mismo resultado que antes, cuando lo hacíamos presencialmente, pero con un considerable ahorro de tiempo y de costes importantes en nuestra vida diaria.
Sin embargo, un gran número de usuarios de internet, tras leer determinados titulares de la prensa en que se ponen de relieve determinadas conductas delictivas, se  hacen  la siguiente pregunta: ¿puedo sentirme  realmente seguro al  realizar operaciones en la red? 
Personal y profesionalmente mi opinión es que, actualmente, Internet  es un medio cada día más seguro y de confianza cuando se trata gestionar nuestros datos e información, pero  que aun así debemos de  tener en cuenta y adoptar una serie de pautas y recomendaciones que nos ayuden a mitigar los posibles riesgos,  como son: el uso contraseñas robustas, no proporcionar nuestros  datos personales a desconocidos por correo electrónico y/o teléfono y evitar así ser víctimas de un  Phishing, no publicar en abierto información personal en redes sociales,  comprar únicamente en sitios que cuentan con el sello de confianza on line, asegurarnos en la barra de navegación que la dirección de una Web comienza con https, etc.
Asimismo, debemos ser conscientes que el desarrollo del mundo digital está  incrementando en la red las actuaciones orientadas a la suplantación de la identidad en Internet,  lo que tristemente es más frecuente de lo que se piensa y  por ello, debemos poner todos los medios a nuestro alcance para evitar una sobreexposición que facilite que los delincuentes  roben nuestra identidad y la utilicen  contra nosotros  suplantando  nuestra personalidad en la red.
Es una realidad que la picaresca y el robo han existido siempre desde el principio de los tiempos y ahora, en la era digital, se ha traslado también  al mundo online. Y al igual que en la calle podemos ser víctimas de un robo, también somos vulnerables y estamos expuestos a ser víctimas de esto mismo en la red.
Aunque en ocasiones estas acciones de apropiación indebida de nuestra identidad digital son obra de avezados hackers que pretenden gastar bromas, espiarnos, borrar fotos…en principio acciones sin un trasfondo de conducta delictiva, sí que debemos tener en cuenta que la mayoría de los incidentes son obra de ciberdelicuentes cuyo objetivo es la sustracción de nuestros datos con  un trasfondo de extorsión económica y que puede llegar a ser muy perjudicial para nosotros.
Todos hemos oído alguna vez hablar del Phishing, y sabemos que es un método que mediante el engaño vía teléfono o correo electrónico busca obtener nuestra información personal y suplantar así nuestra identidad.  Además, empiezan a convivir otras prácticas fraudulentas con él, tales como el Hoax, cuyo modo de proceder es el envío a la víctima de mensajes falsos de correo electrónico “supuestamente” de carácter filantrópico, a la vez que se le insta a su difusión mediante el envío de correos electrónicos en cadena, publicación en redes sociales y foros… con el fin de contribuir a su “aparente” noble causa, sin ser conscientes de que su causa se reduce a obtener direcciones de correo electrónico para engaños o spam comercial.
El uso las redes sociales y nuestra identidad digital son conceptos que van de la mano. La mayoría de nosotros estamos presentes y participamos en estos medios sociales. Esto, bien gestionado, nos puede ayudar a construir una positiva y sólida reputación on line,  incluso a construir nuestra propia marca personal. Pero, debemos de tener en cuenta que esto se puede convertir en  un arma de doble filo, ya que supone un escaparate público de nuestra información personal, por lo que a la hora de configurar estos perfiles debemos limitar el acceso al público general y conocer a todas aquellas personas que añadimos a estos círculos sociales on line. También, tenemos que ser cautos con nuestra suscripción en grupos o eventos de redes sociales, porque no sabes quién puede acceder a tus datos y  esto, sin duda, puede constituir un peligro.
Aunque actualmente son numerosos los esfuerzos por parte de todo tipo de entidades y organizaciones, tanto públicas como privadas, por erradicar esta lacra que ensucia el mundo digital, aún nos queda camino por recorrer, y nuestra mejor contribución hacía una red más segura, más allá de los sistemas de seguridad es nuestra  sensibilidad y concienciación de los riesgos inherentes a la red de internet y la adopción personal de hábitos que nos prevengan contra cualquier  posible acción delictiva como usuarios de Internet.
Así mismo, como usuarios de cualquier  canal de Internet, debemos comprobar y exigir, en su caso, lasmáximas garantías de seguridad en nuestras transacciones y comunicaciones.
Y por supuesto, si tenemos indicios de cualquier posible  práctica ilegal en la red  o hemos sido víctimas de ella, es muy importante que lo denunciemos a los cuerpos especializados de la Guardia Civil y de la Policía en materia de delitos telemáticos.

Fdo. Ana Belén Sánchez Tébar

Responsable de Marketing y Comunicación de REALSEC

Publicado en la revista Unión de Guardias Civiles, sección «Seguridad en la Red»

Sin comentarios

Envia un comentario

Comment
Nombre
Email
Sitio Web